Entrevista con Tecnotrend

Hace unas semanas tuve la oportunidad de compartir durante una hora el trayecto de mi vida profesional hasta este año para la revista Tecnotrend de la Universidad De La Salle Bajío, mi alma mater.

El hacer estas retrospectivas nos ayuda a entender dónde estamos, los frutos del trabajo que hacemos, la suerte que hemos tenido y también si ponemos atención puede ser una guía de a donde queremos llegar en un futuro.

A veces es difícil escucharse o verse a uno mismo porque nos volvemos conscientes de las muletillas, lo que no se dijo (pero se pudo decir) y lo que se dijo (pero hubiera sido mejor evitarlo). Sin embargo, estas experiencias nos ayuda a entender cómo nos expresamos con el resto del mundo y nos da guías para mejorar o cambiar lo que no nos guste.

Cuando decidí aceptar esta entrevista me propuse dos objetivos: Aprender algo y compartir algo que le pueda servir a alguien más.

Aprendí (o recordé) que lo más importante es no comparar mi carrera profesional con la de las demás personas, es difícil porque soy competitivo pero nada bueno sale de esas comparaciones, todos somos diferentes y tenemos oportunidades y talentos diferentes.

Compartí desde mi punto de vista como las relaciones profesionales son las que al final me han ayudado a encontrar nuevos retos y oportunidades y los valores que aprendí en casa y reforcé en la escuela son la base de que esas relaciones profesionales sean de confianza y que si necesito una oportunidad o un nuevo reto, tengo el contacto de personas que me van a extender la mano.

Da click aquí para ver al artículo principal o también se puede ver directo en YouTube:

No me queda más que agradecer a todas las personas que han estado a mi lado porque estoy donde estoy gracias a su apoyo y consejo. Familia, amigos, profesores y compañeros de trabajo: gracias.

Usando YouTube sin distracciones

Existen muchas maneras de mejorar la productividad personal, muchas de ellas las estamos explorando en este blog y son de cambio y creación de hábitos personales, pero también existen herramientas que nos ayudan a enfocarnos mejor en lo que estamos haciendo.

En un artículo anterior exploramos como YouTube se convirtió en un sitio web lleno de anuncios que necesita de nuestra constante atención para ser exitoso. Para capturar nuestra atención, YouTube utiliza algoritmos de recomendación que nos muestran videos (relacionados o no) con lo que estamos haciendo o con nuestro perfil. Algunas veces son cosas interesantes, pero la mayor parte del tiempo nos pueden llevar a la perdida del tiempo y a dejar de hacer cosas más importantes en nuestra vida.

Para nuestra buena suerte, los navegadores modernos permiten a desarrolladores de software crear extensiones que modifican como vemos y lo que los sitios webs pueden o no mostrarnos o hacer en nuestro navegador. Estas extensiones son populares para bloquear anuncios, pero también lo pueden ser para darnos una imagen limpia de YouTube.

En mi profesión es muy común aprender e investigar usando YouTube, es una librería con muchísima información útil. Es por eso que hace unas semanas decidí probar algunas extensiones que bloquearan las diferentes maneras que YouTube busca capturar la atención.

Y con esto llegamos a la recomendación de hoy: “Focus for YouTube” (se llama igual en varios navegadores aunque es creada por personas diferentes) y lo que hace es ocultar la barra lateral, los comentarios y otro tipo de recomendaciones de YouTube que nos distraigan, mostrando sólo el reproductor de video.

Llevo un par de meses utilizándolo cuando quiero o necesito consumir contenido de YouTube y funcionan muy bien, espero a ti también te sea de utilidad para tener días productivos y menos distracciones. ¡Hasta la próxima amigos!

Trampas en la era de la información

En el último artículo exploramos un concepto llamado la trampa de la información instantánea, que nos indica que al tener acceso a una cantidad ilimitada de información de una manera inmediata podemos dejar de aprender cosas nuevas y/o ser atrapados por la tecnología. Hoy vamos a expandir el tema en otros dos conceptos que generan otras trampas en la era de la información.

Si no me conoces, podrías pensar después de leer los siguientes párrafos que creo que la tecnología es mala o que debemos alejarnos de ella, pero mi punto es todo lo contrario, me encanta la tecnología, mi carrera profesional es en tecnología y creo verdaderamente que los beneficios de la era de la computación son muchos más que los prejuicios. Mi intención es que juntos aprendamos a aprovechar la tecnología y ser conscientes de cuando la tecnología nos quiere usar a nosotros.

Las métricas de éxito de las empresas de tecnología

¿Sabías que muchas de las empresas de software pierden millones de dólares por muchos años? Por ejemplo, a Facebook le tomó cinco años tener un balance anual positivo. Twitter tuvo que esperar trece años para llegar a ese punto. Un ejemplo más actual: a finales del 2020, Pinterest reportó pérdidas millonarias.

Y a pesar de eso todas estas empresas siguen creciendo, contratando talento y recibiendo más dinero para seguir mejorando sus productos.

Mientras esas ideas revolucionaras se transforman en empresas, los inversionistas públicos y privados aceptan que haya pérdidas.

¿Cómo se mide entonces si una empresa va por buen camino si las ganancias no son un indicador? Aquí entra el concepto de los usuarios activos por mes (MAU del inglés “Monthly Active Users”). Una métrica muy popular en este tipo de empresas que se compara trimestre con trimestre y año con año para demostrar que siguen creciendo y que siguen teniendo más y más usuarios.

En algún momento estas empresas encuentran una (o varias) manera(s) de hacer dinero, comúnmente con nuestra información (aunque no siempre) y así multiplicar los millones que han recibido de inversión para regresar muy buenos dividendos a sus inversionistas. Por ejemplo, hoy en día es rarísimo poder ver un video en YouTube sin comerciales, pero cuando YouTube estaba en ese crecimiento los comerciales no existían, la finalidad en ese entonces era simplemente convertirse en la plataforma principal de video por internet.

Por consecuencia, es el máximo interés de estas empresas conservar e incrementar la cantidad de personas que accedemos a sus servicios, así pueden incrementar sus métricas, recibir más dinero y en un futuro sacar provecho de todos esos usuarios (y/o su información).

Existen otras métricas usadas para medir que tan grande y exitosa es una empresa, pero por ahora los MUAs nos dan la información que necesitamos para seguir explorando el tema.

La economía de la atención

Nuestro siguiente concepto se basa en nosotros, los seres humanos, que tenemos un número limitado de tiempo en el que podemos enfocarnos en alguna actividad o consumir un contenido de nuestro interés, no importa si es en el mundo real o digital.

La cantidad de información que existe hace que este recurso (nuestra atención) sea escaso (muy valioso) y obliga a empresas a diseñar sistemas y apps que buscan acaparar el mayor tiempo posible nuestro tiempo.

Según Kevin Kelly, un experto en cultura digital, existen ciertos criterios que permiten crear una ventaja competitiva en esta nueva economía, los cuales son:

  • Inmediatez
  • Personalización
  • Interpretación
  • Autenticidad
  • Accesibilidad
  • Realización
  • Patrocinio
  • Capacidad de búsqueda

Las empresas saben que para ser exitosas necesitan tener nuestro tiempo y atención, y para su fortuna existe esta economía de la atención con un amplio estudio que les permite ir agregando todo este tipo de criterios a sus productos con el fin de ser más exitosos. En su publicidad, éstas mismas empresas nos dicen que su misión es mejorar nuestras vidas, pero, ¿qué pasa en el momento donde nuestra vida mejora al no darle nuestra atención a su producto? ¡Exacto! Llegamos a nuestro punto de hoy: a ellos no les importa porque sus inversionistas no los premian por mejorar nuestra vida, sino por acaparar nuestro tiempo y nuestra atención, para después vendernos algo.

El tiempo es nuestro recurso más valioso

No todas las herramientas ni las empresas son malas, y el contenido que tenemos a nuestro alcance gracias a la tecnología es, sin lugar a duda, un recurso muy valioso que estamos obligados a aprovechar para mejorar nuestra calidad de vida.

Pero también, nuestro objetivo es ser conscientes de que tenemos un recurso muy valioso, nuestro tiempo, el cual organizaciones están dispuestos a gastar millones para tenerlo y que debemos de reservarlo y dedicarlo a cosas que nos agregan calidad de vida según nuestros principios.

Una persona que busca mejorar la productividad tiene que ser consciente de que en la era digital tenemos la oportunidad de aprender cualquier cosa gracias a la tecnología, pero que también estamos expuestos a que esa misma tecnología nos consuma.

Aprender a reconocer las trampas en la era de la información nos ayudará a evitar caer en ellas y desarrollar hábitos productivos que nos den calidad de vida.

¿Qué otras plataformas, aplicaciones o empresas identificas que están aplicando estos conceptos en su producto y buscar acaparar tu tiempo? Escríbeme al correo cavazos@hey.com dando click aquí y cuéntame porque.

El tiempo perfecto para empezar algo es HOY

Siempre hay algo nuevo que aprender pero pocas veces encontramos la motivación para hacerlo. Hoy quiero decirte que el tiempo perfecto para empezar es HOY.

Leí hace poco un diálogo entre dos personas que me inspiró a explorar esta idea, la conversación era más o menos así:

Persona 1: Estoy empezando a aprender otro idioma, creo que me tomará de tres a cuatro años llegar a un nivel donde me sienta cómodo para hablarlo.

Persona 2: ¡Órale! Cuatro años es muchísimo tiempo. ¿No te da flojera?

Persona 1: Pienso vivir mucho más de cuatro años, si de todos modos voy a vivir ese tiempo, ¿por qué no hacerlo aprendiendo algo nuevo poco a poco? Tarde o temprano llegaré a ese momento en cuatro años y será mejor hacerlo sabiendo hablar ese idioma.

Todos en algún momento nos convertimos en la persona 2 del ejemplo anterior, pero ¿por qué?

La era de la información instantánea

En la era de la información queremos consumir todo de manera instantánea, y creemos, erróneamente, que es la única manera de hacerlo y que somos capaces de aprender todo al momento. Sin embargo, debemos tener en cuenta que nuestro cerebro necesita tiempo para digerir lo que vamos aprendiendo y desarrollar memoria a largo plazo.

Estás dos tendencias, el tener información instantánea y el tener que invertir tiempo en aprender, van en contra una de la otra. Es por eso que es importante para una persona productiva evitar ser atrapado por la trampa de la información instantánea.

Empecemos HOY con metas realistas

La persona 1 de nuestro dialogo anterior es una persona que sabe que es ilógico pensar en aprender un idioma de manera instantánea. También, es consciente de que tiene otras actividades y obligaciones que requieren atención.

Darle tiempo, en este caso, al aprender un idioma nuevo o una habilidad nueva, es una de las mejores cosas que podemos hacer por nosotros mismos. Aceptar que el tiempo va a pasar, no importa si lo dedicamos para algo o no, y usarlo a nuestro favor para cumplir nuestros objetivos personales es una de las mejores herramientas que podemos utilizar en el camino para ser una persona más productiva.

Encontrando la motivación para empezar HOY a hacer algo nuevo

Por último, reflexionar al paso del tiempo y disfrutar el avance que vamos logrando es la motivación más grande que podemos tener para seguir adelante.

Mi ejemplo personal: Me gusta leer y tengo una lista interminable de libros que me llaman la atención. Al reflexionar lo que leí ahora que es fin de mes, me sorprendí (y alegré) al notar que ¡terminé tres libros en Junio!.

¿Cómo pasó esto? Primero, establecí una meta de leer a consciencia un promedio de sólo diez páginas y tratar de hacerlo cinco veces a la semana. A veces fueron más y a veces menos pero siempre tratando de cumplir la meta. Segundo, empecé ese mismo día, sin pretextos.

Mi meta nunca fué leer X libros en un mes. Eso no es una meta realista ya que hay libros de 100 páginas y otros de 700 páginas, si hubiera hecho esto hubiera caído en la trampa de querer consumir libros de manera “instantánea” e independientemente de si lo hubiera logrado o no, estoy seguro de que no hubiera leído a conciencia y no hubiera aprendido mucho.

El tiempo va a pasar independientemente de si decidimos hacer algo al respecto o no con él. Seamos de las personas que usamos el tiempo a nuestro favor para disfrutar nuestras actividades.

¿Qué tipo de proyectos o metas tienes o planeas hacer hoy? Escríbeme al correo cavazos@hey.com.

Disfrutando lo difícil del trabajo

Disfrutando las actividades difíciles en el trabajo

Hace poco escribía no existen atajos para llegar al éxito porque el trabajo es difícil y si no fuera así, cualquiera lo podría hacer.

Reflexionando sobre el tema, me di cuenta que disfruto mi profesión y que mucha gente comparte el sentimiento, pero ¿cómo llegamos a ese punto? ¿Hay alguna manera de disfrutar la parte difícil del trabajo? Me refiero a esa misma parte que cuesta trabajo hacerla y que no podemos evitarla.

¿Qué dicen los expertos?

Malcom Gladwell en su libro Outliers, dedica a un capítulo a la teoría de que necesitamos practicar 10,000 horas para poder llegar al nivel experto de lo que hacemos.

Y también Anders Ericsson, creador de la teoría llamada práctica deliberada, nos enseña que no sólo es importante dedicarle tiempo a nuestra actividad, sino que tiene que ser un tiempo de calidad.

Lo mejor de estos dos principios es que una teoría complementa a la otra y podemos asumir que si dedicamos el equivalente a 10,000 horas de trabajo en prácticas deliberadas no sólo nos haremos expertos en lo que hacemos, sino que sentiremos felicidad al hacerlo.

Cabe mencionar que 10,000 no es un número mágico, los campos de trabajo y nosotros mismos somos diferentes.

¿Cuánto son 10,000 horas realmente? Suponiendo que de la semana laboral de 40 horas, dedicamos un 75% (30 horas) en prácticas deliberadas (sin contar vacaciones): tendremos que al año habremos acumulado 1,560 horas, es decir, en aproximadamente 6 años y medio llegaremos al rango de diez mil.

¿En qué momento empezamos a disfrutar el trabajo?

No hay mejor manera de disfrutar las actividades difíciles del trabajo que el establecer metas y cumplirlas.

Supongamos que queremos convertirnos en un maestro de la carpintería. Ese es nuestro objetivo final pero es un objetivo tan vago e intangible que si no hacemos un plan acabaremos por perder el interés o peor aún, dedicarnos a eso sin disfrutarlo. La manera más sencilla de convertirlo en algo tangible y alcanzable es establecer metas a corto, mediano y largo plazo.

Estas metas deben tener las siguientes características:

  • Las metas a corto plazo deben ser alcanzables con unas pocas horas de dedicación
  • Las metas a mediano plazo deben darnos la seguridad de que vamos mejorando y aumentando la complejidad de nuestro trabajo
  • Las metas a largo plazo son objetivos que nos darán la mayor satisfacción y que pondrán en uso lo aprendido.
  • Todas las metas deben de ser realistas, y para eso, debemos ser sinceros con nosotros mismos al establecernos y apoyarnos de gente con experiencia en el campo para validarlas.

Continuando nuestro ejemplo, establezcamos metas básicas para aprender el arte de trabajar madera correctamente:

  • Corto: Aprender a lijar una superficie
  • Corto: Conocer tipos de madera y explorar la dureza
  • Mediano: Tratar madera con diferentes tintes y recubrimientos
  • Mediano: Para crear una calidad consistente, crear 10 figuras sencillas tan iguales como sea posible (por ejemplo, las patas de un silla)
  • Largo: Construir seis sillas
  • Largo: Construir una mesa con una banca

Una buena regla para definir tiempos a los diferentes tipos de metas es considerar que corto plazo es desde horas hasta dos o tres meses. Mediano plazo suele ser de cuatro a doce meses y largo plazo de uno a tres años.

Lo más importante de esto es que ahora nuestro objetivo no es algo intangible que esperamos alcanzar un día, sino una serie de pasos que cada vez que los completemos obtendremos una satisfacción que nos hará disfrutar el trabajo.

La trampa que nos espera en cada meta

Somos humanos y nos gusta ser optimistas, aunque no lo aceptemos una vez que tenemos nuestro plan esperamos ir cumpliendo cada una de las metas una tras otra pero lo que no debemos olvidar es que cada paso vendrá acompañado con errores.

Los errores son una parte crítica en el camino de ser expertos en cualquier tema, debemos prepararnos para cometerlos, contemplarlos y aprender de ellos en cada paso.

Nuestra meta no solo debe incluir el disfrutar de alcanzar cada uno de nuestros objetivos sino también de disfrutar los errores que iremos cometiendo. Está parte tiene un grado de dificultad ya que a nadie nos gusta equivocarnos y/o perder el tiempo en errores, pero una vez que ha pasado algo de tiempo podemos observar nuestro pasado y disfrutar de los errores y lo que nos han dejado.

¿A qué te dedicas?

Cuéntame que otro tipo de actividades o principios aplicas en tu trabajo para disfrutar lo que haces, mi correo cavazos@hey.com está listo para leerte.

La mejor manera de recibir este contenido es subscribiéndote a la lista de correos en esta página y cada vez que escriba algo nuevo recibirás un correo con el contenido. Tu correo no será usado para nada más que para enviarte artículos de este blog.

Caminatas Largas

En los últimos meses por obvias razones he desarrollado un hábito de salir a caminar diario y no dejo de sorprenderme de los beneficios que le ha traído a mi día a día, así que decidí investigar y profundizar en el tema para compartirlo.

Caminar es de las actividades que figuran en la clase de tips o trucos que me encanta estudiar por estas razones: No es tan popular como ejercicio aeróbico (correr es considerado “EL” ejercicio), es sencillo hacerlo (pero no es fácil hacerlo correctamente) y siempre ha estado enfrente de nosotros esperando a que tomemos los beneficios que nos ofrece.

Información de expertos en las caminatas largas

Un estudio de la Universidad Highlands en Nuevo México publicado en el 2017 encontró que al caminar incrementa el flujo de sangre (y oxígeno) en el cerebro.

Otro estudio más de la Universidad de Harvard de Abril del 2021, nos enseña que correr acapara toda la fama con respecto al ejercicio de alto rendimiento, pero caminar es el ejercicio moderado ideal para recibir más beneficios con un riesgo menor de lesiones. Además, baja el colesterol, ayuda en el control de peso, reduce el estrés, entre otras cosas.

Es genial que caminar tenga tantos beneficios en la salud física, pero este espacio es para hablar de productividad y ahí es donde caminar se convierte en una ventaja para nuestras vidas. Analicemos entonces lo que un par de personas que admiramos atribuyen a caminar en su vida profesional:

Nikola Tesla y su descubrimiento de la corriente alterna es parte de nuestra historia gracias a que él fue un creyente de que las caminatas mejoraban la creatividad.

Otra persona famosa por sus caminatas es Steve Jobs. Su biografía nos revela que fue un fiel creyente de que las mejores conversaciones se hacen durante una caminata larga. Infinidad de gente exitosa ha adoptado ese hábito de “walking meetings” (reuniones caminando) y le atribuyen gran parte del éxito que han obtenido.

Charles Dickens: “Camina para tener salud, camina para ser feliz”.

No todas las caminatas largas son iguales

Los beneficios en productividad de caminar se concentran cuando se hace en espacios con naturaleza. Hay que tomar en cuenta que caminar en un centro comercial no genera los mismos beneficios físicos (ya que nos detenemos constantemente) ni mentales (las tiendas generan demasiadas distracciones).

Caminar en una caminadora es muy bueno físicamente pero no es el mejor en términos de productividad. Las caminatas no reemplazan otros ejercicios que nos ayudan a estar en forma pero sí ayudan a relajar (y recuperar) los músculos.

Hay que hacer largas caminatas productivas

Aquí unos tips para caminatas que mejoran la productividad:

  • Una caminata larga debe durar por lo menos treinta minutos.
  • Salir a caminar requiere salir con un propósito. A veces el propósito puede ser no tener un plan para la ocasión. Más adelante comparto unos propósitos que puedes usar.
  • Si estas acostumbrado a otros ejercicios más vigorosos, las caminatas parecerán aburridas al principio. Es normal y pronto pasará ese sentimiento.
  • También es normal que cuando caminemos tratando de no pensar en nada o enfocando nuestra mente en algún tema otras ideas o pensamientos nos invadan. Reconocer lo que está pasando y volver a enfocarnos al propósito original es una de las mejores maneras de entrenar nuestro cerebro para mejorar la concentración en otras actividades.

Algunos propósitos para caminatas

  • Conectar con personas. Caminar de la mano con tu pareja o hablar por teléfono con familiares o amigos que muchas veces no tienes tiempo de conectar.
  • Pensar en soluciones para dificultades de trabajo o personales.
  • Disfrutar un éxito reciente reflexionando qué hicimos para haberlo conseguido.
  • Meditar ideas antes de actuar para saber si vale la pena dedicarle el tiempo a hacerlas.
  • Hacer una retrospectiva de algún evento reciente.
  • Aprender algo nuevo, por ejemplo, escuchando un podcast.

No importa tanto la hora en la que salgas a caminar, sino el propósito con el que lo haces.

¿Qué estás esperando para caminar?

Empieza a caminar de dos a cuatro días por semana. Empieza hoy, nunca hay mejor momento para hacerlo que ahora, y, si descubres otros beneficios, escríbeme a cavazos@hey.com y cuéntame para poder compartirlos con otros lectores.

La mejor manera de recibir este contenido es subscribiéndote a la lista de correos en esta página y cada vez que escriba algo nuevo recibirás un correo con el contenido. Tu correo no será usado para nada más que para enviarte artículos de este blog.

No existen atajos para el éxito

En los últimos años he encontrado un gusto en la productividad y su aprendizaje. Por eso he empezado este blog, para compartir y reflexionar lo que voy aprendiendo. Hasta la fecha, he leído ocho libros dedicados a mejorar la productividad y trato de poner en práctica lo que aprendo a mi carrera profesional.

He tenido gratas sorpresas, como poder organizar mis días de una manera que cada minuto del día está asignado a una actividad y que me permite hacer más cosas en el mismo tiempo. Además, he descubierto que algunas de éstas técnicas funcionan para actividades fuera del trabajo, rutinas de casa o incluso para hobbies, como leer los mismos libros.

Pero también he tenido sorpresas no gratas, como por ejemplo, el hecho de que tengo días buenos (productivamente) y días que no salen como los planeaba. En algún momento compartiré más detalles sobre ese tema pero hoy mi reflexión va referente a esta otra “sorpresa”:

No existen atajos para el éxito.

¿Qué es el éxito en este contexto?

El éxito es cumplir con mis obligaciones del día en el trabajo: escribir código, resolver problemas, aprender nuevas cosas, aconsejar clientes con buenas prácticas y al final de cuentas, hacer que la empresa donde trabajo siga vendiendo software. Si el software se vende, el cliente es feliz, la empresa sigue adelante y yo sigo con mi trabajo.

Ciertamente, esto no representa el éxito de mi vida personal o incluso de mi carrera profesional a largo plazo, pero sin duda, es un sentimiento positivo el poder cumplir con mis tareas en tiempo y forma, resultando en clientes (y jefes) satisfechos. Esto es MI éxito a corto plazo.

Alcanzando el éxito

Hay actividades que son difíciles, diseñar un sistema o una solución es un claro ejemplo, hay que establecer criterios de éxito, formas de medir si va bien o mal, definir tiempos, comprometerse a entregables, compartir lo hecho, documentar la solución, entre otras cosas. Estoy seguro que todo trabajo tiene actividades complejas.

Tomando en cuenta lo anterior, para alcanzar mi éxito, necesito establecer un ciclo de pensar, actuar, retroalimentar. Repetir este ciclo es trabajo y ejercitar mi mente para concentrarse requiere de energía y esfuerzo. Es un trabajo duro mental.

Y también puedo decir que conozco el trabajo físico, habiendo trabajado en el negocio de la familia aprendí y viví el llegar cansado y adolorido físicamente a casa. También en su momento busqué mejorar la productividad del mismo. Tan difícil es el trabajo físico como el trabajo mental. Ambos tienen su lugar y en un futuro espero platicar mi punto de vista al respecto.

Si canalizo mi energía en mi trabajo actual, si evito las distracciones, si respeto mi tiempo al evitar interrupciones, podré alcanzar el éxito del día y disfrutar de un merecido descanso.

Mejorar hábitos de productividad permiten llegar al éxito, pero de ninguna manera hace que el trabajo sea más fácil. El hecho de que sea más productivo no hará que las soluciones de tecnología que hago sean menos complejas o tengan menos consecuencias.

La persona más productiva puede hacer software que no funcione y la persona menos productiva puede hacer un mejor software (aunque tarde más tiempo).

En algún momento caemos en el engaño que el hecho de ser más productivo todo se volverá más fácil, cuando la realidad es que el ser más productivo hace que el trabajo sea más eficiente aunque aún difícil.

¿Qué quiere decir esto?

Que en realidad, no hay atajos para el éxito. El trabajo duro no dejará de ser trabajo duro por mas técnicas de productividad que pueda descubrir. Tan pronto como hagamos paz con eso, podemos seguir adelante disfrutando el trabajo y encontrando métodos para ser más eficientes.

Entonces, ¿por qué mejorar mi productividad?

El hecho de que el trabajo siga siendo difícil, no quiere decir que desarrollar buenos hábitos de productividad nos permitan recuperar tiempo y que mejorar la concentración, el enfoque y la calidad de lo que hacemos.

Me interesa saber tu opinión, escríbeme a cavazos@hey.com y cuéntame que te pareció este artículo y si te gustaría que hablara de un tema en particular.

He empezado a compartir en mi círculo este blog porque quiero dedicar tiempo en reflexionar y compartir lo que voy aprendiendo para compartir lo que sé de tecnología y productividad. Si crees que esto le interese a alguien, no dudes en compartirlo con tus conocidos.

La mejor manera de recibir este contenido es subscribirse a la lista de correos en esta página, cada vez que escriba algo recibirás un correo con todo el contenido. O si lo prefieres, suscríbete vía RSS (aquí una guía de que es RSS)

Serene App – productividad para usuarios de Apple

Serene es una app con la iniciativa de mejorar la productividad de los usuarios. Aunque no he tomado tiempo exacto, puedo decir que he pasado aproximadamente dos horas utilizando esta app y creo que es una herramienta útil si tienes dificultades para concentrarte en el trabajo con tantas distracciones que hay en internet, especialmente, en la situación actual donde muchos trabajamos desde casa.

Han pasado varios meses de que analicé Freedom y he estado experimentando con otras apps de productividad, es momento de que comparta lo que he visto de Serene para qué consideres si decides darle una oportunidad en tu vida.

La app funciona de manera que activa bloqueos en aplicaciones y sitios web que causan distracciones por bloques de tiempo (sesiones), busca además crear rutinas para incrementar la productividad y que alcances un objetivo que tu mismo defines al momento de instalarla.

Impresiones

Sin un orden en particular estas son mis impresiones:

  • La app es bonita, los colores que utilizan son adecuados y no me ha generado frustraciones grandes. Es fácil de entender y configurar.
  • Me gusta que sea orientada a un objetivo específico y que busque inculcar una rutina en el usuario.
  • El costo es de 4 dólares mensuales (pagados anualmente, 48 en total) con una prueba gratuita de 10 horas de productividad.
  • Mi navegador principal es Safari y no existe una extensión para el mismo, un poco de decepción personal.
  • Genial para usuarios de Microsoft Edge (mi recomendación para la mayoría de gente) ó Google Chrome (mi menos recomendado) por su extensión. También cuenta con soporte para Firefox, aunque este navegador yo no lo utilizo y no probé la extensión.
  • Permite configurar el tiempo de cada sesión, lo cual puede ser muy útil para también establecer periodos de descanso y recuperar energía. Yo recomendaría empezar con sesiones de 30 minutos e incrementarlas poco a poco hasta llegar a 90 minutos.
  • Me agrada que utilicen el termino “deep work”, que aunque no he encontrado una traducción apropiada, se refiere a un trabajo intenso, productivo y con 100% de concentración, creado y popularizado por uno de mis autores favoritos, Cal Newport.
  • Tiene integraciones interesantes con herramientas populares de manejo de proyectos, por ejemplo, la habilidad de actualizar el estado en Slack (servicio de mensajería instantánea usado por muchas empresas), ajustar las luces del ambiente si cuentas con sistema de luces inteligente, entre otras. No he invertido tiempo en configuración de esta sección.
  • No me gusta el hecho de que cambia la pantalla inicial de Microsoft Edge y que no sea algo que, hasta donde pude investigar, se pueda deshabilitar.
  • Serene promete una versión para Windows, pero hasta el día de hoy podemos considerarla solo para Mac.

Conclusión

Como comenté anteriormente, para mí no es un requisito tener una aplicación de este tipo para ser productivo, pero sin duda es una herramienta muy útil para aquellos que sufren de distracciones y quieren recuperar ese tiempo perdido.

Hay muchas herramientas y técnicas que buscan ayudar con la productividad con diversas actividades y tips, por lo cual, no creo que exista “la herramienta perfecta para todos” sino más bien existe “la herramienta perfecta para mí”. Si necesitas un poco de ayuda en tu productividad busca experimentar 2 semanas con diferentes opciones para ver cuál es la mejor para ti.

Brad Cox, creador de Objective-C – DEP

A principios de mes falleció una persona que su trabajo ha generado un impacto transcendental en las tecnología que usamos día a día, me refiero a la base de lo que los desarrolladores de software usamos para crear aplicaciones para iOS y MacOS.

Brad Cox fue el creador de un lenguaje de programación llamado “Objective-C” y fundador de la empresa “Stepstone“. Este es el lenguaje de programación que NeXT adquirió la licencia de uso y posteriormente adquirió Steptone para el desarrollo de su sistema operativo antes de que ellos mismos (incluyendo a Steve Jobs) fueran adquiridos por Apple.

Durante años Objective-C fue el principal lenguaje para escribir aplicaciones para los productos de Apple. Cuando empecé mi carrera de programación para móviles, Objective-C era el lenguaje a aprender para poder producir apps de calidad.

Traduciendo un extracto de su obituario citado en el artículo que me informó del acontecimiento:

Él y su esposa, Etta, disfrutaban viajar por placer y visitaban regularmente el Caribe ya que ambos disfrutaban bucear. Belice tuvo buenos recuerdos para ellos. Durante la comida en una excursión de buceo, Brad tuvo una conversación con una pareja de alemanes. Brad preguntó a los también turistas a qué se dedicaban y descubrió qué él era un programador de software. De la misma manera, Brad contestó a la pregunta diciendo “Yo también soy un programador de computadoras”. “¿Y qué es lo que haces?” le preguntaron. “Yo escribí Objective-C”. Sorprendido el hombre le dijo: “No, Brad Cox escribió eso”. “Hola, soy Brad Cox” fue su respuesta y su presentación formal. No hace falta decir que hubo mucha plática después de haber concluido el buceo.

Muchas de las personas con gran influencia en las tecnologías que usamos en la actualidad no son conocidas, pero ahí existen y siempre encuentro alegría al conocer de ellos sin importar las circunstancias. Este no sería un blog de tecnología sino se dedicara a apreciar a estas personas.

Por mi parte puedo decir: Gracias Brad Cox, aprendí el lenguaje que creaste y el haberlo usado es una parte importante de mi carrera.

Espacios para productividad al extremo

El conocido autor George R. R. Martin de Game of Thrones publicó hace unas semanas un artículo que me pareció interesante de analizar porque involucra la búsqueda de espacios para productividad al extremo y qué otros entusiastas de productividad han mencionado.

George tiene una cabaña en una montaña aislada con mala conexión a internet para poder “ponerse al corriente” y “aprovechar la pandemia” para terminar el siguiente libro de la saga. En ella, se mantiene aislado y tiene asistentes (que él denomina “minions”) que están al pendiente de lo que necesite, incluyendo la difícil tarea 🙄 de preparar café.

Dejando por un momento sus extrañas excentricidades y su manera despectiva de referirse a sus asistentes, es interesante el ver cómo este tipo de personas, que su profesión depende de niveles elevados de concentración, buscan crear espacios y dedicar tiempo para cumplir sus metas sin importar el costo.

Como George, existen muchas personas que gastan inimaginables cantidades de dinero para buscar objetivos como escribir y pensar mejor e inventar nuevas cosas. Es común que estas inversiones tengan buenos retornos, pero para muchos de nosotros no es posible o simplemente no es algo que queramos hacer en nuestras vidas.

Otra parte interesante se encuentra al final del artículo donde a pesar de decir que tiene una vida y haber escrito varios éxitos literarios él se pregunta si algún día podría hacer ambas cosas al mismo tiempo. Mi respuesta para él es: sí, pero no al extremo que tú necesitas o buscas.

¿Qué podemos aprender de George?

La soledad que busca (o necesita) George para poder continuar escribiendo es un extremismo que tiene como consecuencia el que no pueda “tener una vida”, sin importar la cantidad de dinero que tenga o gaste. Por lo tanto, para la mayoría de nosotros, personas que buscamos mejorar la productividad pero que también tenemos (y queremos) una vida, George Martin y su espacio para productividad al extremo es algo que no debemos de imitar.

Lo que sí podemos y debemos hacer es interpretar lo que otros hacen y adaptar mejores prácticas a nuestras situaciones y ambiente de trabajo para buscar ser más productivos. Para mí, el ser más productivo resulta en tener tiempos de calidad con las personas importantes y encontrar tiempo para dedicar a las actividades que me gustan.

Hay herramientas como Freedom que nos permiten evitar cierto tipo de distracciones al trabajar en la computadora y no tenemos que comprar una cabaña en medio de la nada para lograrlo.

Aun así podemos imaginar: Si el dinero no fuera limitante, ¿qué estarías dispuesto a comprar para reducir interrupciones e incrementar tu productividad?